Nuestra única respuesta era seguir igual y a la mierda con todo

sábado, 28 de marzo de 2015



Ahora tú dime, ¿qué demonios hago yo aquí?
¿Soy sólo tu espejo o me ves a mí?
¿Se me consiente algo más que repetir
cada palabra que deseas oír?
Tocas el agua, se te hunde la nariz,
la imagen es vana, el llanto no tiene fin.

¿Quién eres tú, niña loca?
(niña loca, niña loca).
Contigo haré lo que quiera.
(lo que quiera, lo que quiera)
¿No ves qué triste es mi vida?
(es mi vida, es mi vida).
Tú cargarás con mi pena.
(con mi pena, con mi pena)

¿Quién eres tú, niña loca?
(niña loca, niña loca)
Muero antes que darte un beso.
(darte un beso, darte un beso)
Quiero estar solo en el río.
(en el río, en el río)
No pensarás que te quiero.
(te quiero, te quiero,
te quiero, te quiero,
te quiero, te quiero
te quiero, te quiero...)

viernes, 27 de marzo de 2015

'- Entonces yo te hablaré de dignidad, que parece que la has cambiado por una lavadora'



Y me hace reir, siempre me río muy fuerte, solo ella puede hacerme reir así. Y pienso en una canción, y recuerdo como se ríe alguien más y entonces intento cerrar los ojos y pensar que no, que no se estaba riendo de mí.


Bastará con programarme
y yo obedeceré.
Bastará una orden tuya;
juro que funcionaré.
Soy como tu lavaplatos
y ahora haré lo que me pidas.
Podrás hacer que pare
y que vuelva a comenzar.
Podrás darme patadas,
me podrás desenchufar.
Soy como tu ordenador
y ahora haré lo que me pidas.
Igual que tu nuevo humidificador,
sólo haré lo que me pidas.
Pero el día en que el último de ellos
se te vaya a vivir
al País de los Trastos Viejos
y te abandone aquí,
yo sí, yo seguiré sirviéndote
lo que me quede de vida.
Lo que me quede de vida.

Maldición

Dicen que hizo algo, algo que nadie olvidó, 
pero él no consigue recordarlo 
y su vida entera se redujo a maldición 
con los años y los años. 
Ezequiel, mejor te vas de noche y sin molestar. 
Ezequiel, mejor te vas de noche y sin molestar. 

Ezequiel comienza a huir, nadie lo va a extrañar. 
Huye en dirección al norte, le guía el olor a sal. 
El Cantábrico se muestra en todo su esplendor. 
Se desnuda y lentamente avanza en dirección al sol. 
Y decide descansar bajo el manto gris del mar. 
Las olas le mecen y duerme eternamente como un viejo zar. 

Dicen que hizo algo y nunca nadie lo olvidó, 
pero él no lograba recordarlo 
y su vida entera se redujo a maldición. 
Y ahora espera el Juicio 
por los siglos de los siglos. 
Ezequiel, descansa en paz en el fondo del mar. 
Ezequiel, descansa en paz en el fondo del mar.

Qué dirán de mí
Si me ven así
Podría llorar
Pero me voy a reir
Nadie a quien amar es
nadie a quien a dañar
Etcétera

Y vuelvo a leer 'Cajas de música difíciles de parar o el desencanto de N. V.' y ese disco es demasiado bonito como para ser real. Una carta de amor a la heroína y al sexo por el sexo. El amor hacia las mujeres duele ahí.

jueves, 26 de marzo de 2015




miércoles, 25 de marzo de 2015

''Yo creo que la vida es mucho más lineal, de entrada mucho más sórdida y que uno se olvida siempre de la última parte de cada noche o de cada borrachera.''

''Yo creo que lo que es un error es vivir, es un error. Recién nacido deberías suicidarte.''


Le he prestado atención a Michi Panero, después de tanto tiempo,

martes, 24 de marzo de 2015

Suena Me gusta que me pegues mientras dos chicas deprimidas miran al techo y duermen. Fuera está ya demasiado oscuro como para hacer algo relevante o divertido. Salen a la calle, desnudas, sin vestir, en pijama, con zapatillas, descalzas. Salen a la calle y no paran de reir histéricamente. No se cruzan con nadie, no se chocan con nadie. Aquí nunca hay nadie. Solo un chico que les aguanta la mirada y sienten vergüenza y no se sienten atractivas pero esos ojos. Un deseo de mentira, de esos de desconocidos en el metro, en la calle, en el bus, en la acera.

Una tiene las sábanas limpias, todo huele a nuevo, higiénico, esterilizado, protegido, vacunado. Unas rosas secas en un jarrón turquesa es lo único que rompe ese aspecto clínico. Sigue resultando deprimente.

Otra tiene las sábanas negras, la ropa por el suelo y un olor a hombre en la habitación. Hunde la cara en el colchón y recuerda. Acaba resultando más deprimente aún. Una sonrisa que al apagar las luces se va.

Follar con las luces apagadas, no tiene sentido. Nunca lo ha entendido y las veces que lo ha hecho ha sido horrible. Hombres asquerosos, gemidos y silencios horribles. Piensa en tener las luces continuamente encendidas, no quiere perder detalle. Y mientras alguien se ríe al otro lado de la pared.
Un asco, unas ganas de vomitar, clavo las uñas sin querer por todas partes. Ahora quiero llorar quiero vomitar quiero que me dejes de una santa vez en paz quiero sufrimiento y lo quiero ahora quiero que salgas por la puerta sin demora. Vuelvo a perderme.

lunes, 23 de marzo de 2015




Perdimos tanto el tiempo juntos
Que pensé que el tiempo eras tú
Me dijiste tantas cosas nuevas
Que solo tu sabias como hacer

Sedujiste mis problemas 
Te vaciaste en mis venas
Me dijiste tantas cosas buenas
Y me hiciste olvidar

Que no hay nadie
Que no hay nadie no
Que no hay nadie
Que no hay nadie que te pueda ayudar

Solo quieres que te quieran
Solo quieres que te quieran
Solo quieres que te quieran
Solo quieres 

Ya sé que sólo quieres que te quieran
Ya sé que estar enfermo te puede excitar
Y ya no tengo cosas nuevas
Que quiera conservar para tí

Solo sé que tengo algún recuerdo
Que ahora quiero compartir
Solo se que hay muchos días
Que me vienen a decir

Que no hay nadie
Que no hay nadie no
Que no hay nadie
Que no ha y nadie que te pueda ayudar




ou topos / no place nowhere
eu topos / good place


utopos /  place that cannot be


pienso mucho en el tiempo, en el vivido y el inexistente. En agujeros de gusano, en la realidad y en todo lo que no existe ni existirá. Alguien me habla de la realidad, que se crea en el momento en el que la observas. Cosas que tenemos delante que no podemos ver, que nos son invisibles porque el cerebro no lo ha llegado a construir, y entonces, no existe.

Pienso en todo lo que construye mi cerebro sin llegar a ver nada, no existe. No existe. Realidades que no existen, vuelvo a soñar despierta y definitivamente, es demasiado tarde. 


u·to·pi·a

n.
1.
a. often Utopia An ideally perfect place, especially in its social, political, and moral aspects.




sábado, 21 de marzo de 2015




Dejan los tambores de sonar
y un gong anuncia la retirada,
se discute la capitulación
mientras se aproximan carcajadas.
Obtuve un premio por miedo a padecer
de cinco años de indolencia,
es la semana grande de la crueldad
Y en nuestro honor celebran una fiesta.
Yo me limitaba a contemplar
la misma grieta de la pared,
alguien dijo "habrá que demoler".
No sé cómo no lo vi llegar,
era el día de la gran broma final
Ha cundido el pánico en Madrid,
Salen fotos en la prensa rosa,
En la alfombra roja habla el director,
Él sabe cómo se hacen bien las cosas.
Puede que el tiempo te dé la razón,
pero no queda tiempo, hoy es el día
En que dos planetas se estrellarán
mientras tú concedes entrevistas.
Y ahora ya me empiezo a preguntar
Cuál de estos chistes es el mejor:
¿El del día en que te hablé de amor
Sabiendo que daban temporal
o el día de la gran broma final?
Como un mar me presenté ante ti,
en parte agua y en parte sal;
lo que no se puede desunir
es lo que nos habrá de separar
en el día de la gran broma final.
Hay quien decía que era
grande y fuerte y nuestro amor,
y lo era igual que las torres gemelas,
allá en Nueva York.
Y cuando sabes que algo puede ir mal
y estallará bajo tu nariz,
cuando no es posible ser feliz
y te asustas como un animal
es el día de la gran broma final.
Cuando te griten con rabia
que tu amor entero fue una estafa
y tú protestes
y no quede un alma allí para escuchar;
cuando ya no queden ritos,
suene un golpe seco y casi un grito
y luego ya no te molestes,
ya no hay nada que arreglar,
es el día de la gran broma final.
Ya nada será igual
Tras el día de la gran broma final.



Pienso mucho en esta canción. Muchas referencias a Verano Fatal, Christina Rosenvinge y a un corazón roto. Recuerdo acabar el concierto con ella y no poder aguantar y romperme al fin. Y me pregunto qué debio pensar Lola, mi niña Lola (Christina) al escucharlo por primera vez. Es muy muy bonita y da vergüenza y no, porque es su vida y está todo ahí, cantado en voz alta. La intimidad no existe cuando se trata de crear algo con las manos. Y ahora puedo volver a hacerlo y el cerebro no me funciona y no tengo tiempo. 

Saltan las alarmas y todo se dispara. La duermevela vuelve a atacarme y oigo voces que me hablan, a mi lado. aquí y ahora. Pero abro los ojos, escucho y no oigo nada. Solo ruido, puto ruido. Ni siquiera es silencio. Frases, palabras que se repiten en mi cabeza, confundo personas y no debería.

me he quemado las muñecas y me río y lloro a la vez y me resulta extraño pero a la vez muy práctico, y alguien me dice si quiero curarme y le digo que no y me miro las muñecas y me arden.


viernes, 20 de marzo de 2015

Las sensaciones olvidadas. El vacío dentro, de verdad y de mentira.

(Mentira mentira mentira)

Pienso en Seronda y en las noches sin pensar y las noches sin soñar y las noches sin sentir. Una apatía muy triste, una cadena que empieza por el estómago, sube por el cuello y acaba en un dolor de cabeza horrible. Y me doy miles de explicaciones posibles.

Un cuerpo vuelve a descomponerse. Es mi estómago. Y pienso en la libertad que tiene alguien para querer dejar de existir y la vergüenza que da decirlo en voz alta. Pienso en graparme la boca, agujerearme las comisuras y cortarme los dedos. Pienso en Laura Palmer y en esa letra escondida debajo de una de sus uñas y solo pienso en tener todo el abecedario debajo de las mías.

Y no me sale la voz. Miss Carrusel.

martes, 17 de marzo de 2015



alguien se ha comido mi corazón y necesito que vomite de una vez.


y me da mucho asco y me da mucha pena


Ahora quiero llorar
quiero vomitar

Donde te respondí una vez
al preguntarme tan solo si todo iba a ir bien:
“No tienes que temer;
los lobos muestran ternura al morder
y ahora los oigo aullar”.



Como hacer crac y seis canciones que no podían encajar mejor en este momento.


domingo, 15 de marzo de 2015

No puedo dormir y por un momento no sé si lo que escucho son los latidos de mi corazón de puro nerviosismo o los zapatos de tacón de alguna mujer que camina por mi calle de madrugada.

Pienso en el tic tac de un reloj. Pienso en las ganas que tengo de hacer miles de cosas y en como el tiempo se escurre entre mis dedos. Creo que eso lo cantaba alguien. Detener el tiempo. No. Otra. No lo recuerdo.




Así de pronto amanecí en un inmenso corredor.
Miré a ambos lados y vi solamente puertas,
y en cada una de ellas grandes letras rezaban así:
ESTO NO ES UNA SALIDA.

Tras una de ellas te encontré,
desnuda y asustada y proyectada contra la pared.
Tú me guiñaste un ojo, yo me acerqué y oí tu voz.
"Cuando ordene usted puedo desaparecer".
Y yo no le di mayor importancia a lo que oí
y ése fue mi gran error.

Te podía golpear y aún estaba bien.
Te humillé, te violé y tú seguías en pie.
Y aunque no es frecuente en mí,
quise concederte un nombre y te di a elegir:
"¿Cómo te quieres llamar?".
Tú me respondiste así: "Marilyn".

Y aunque no eras rubia,
y aunque no hablabas inglés, 
y aunque eras más que estúpida,
y aunque no sé ni si eras mujer,
en fin, serías tú mi Marilyn particular.

Como los ríos fluyen,
igual que el viento sopla, así el amor destruye 
y yo lo supe en el momento en que me repetiste allí:
"Cuando ordene usted puedo desaparecer".

Y ahora si tiemblo de dolor,
y si aúllo de dolor,
y si ladro de dolor,
y si ululo de dolor es por ti, Marilyn,
es por ti, mi Marilyn,
y además es mi forma de cantar, la, la, la ...

Yo jamás imaginé que un poco de amor
le podía a uno causar tanto, tanto dolor.
¿Cómo iba a adivinar
que podía hacerme daño alguien que era irreal?
Y la puerta se cerró,
y así mismo te perdí, Marilyn ... Marylin ...

Me dicen que estoy loco,
me dicen que he perdido la razón.
Me podrían apalear, podrían quemarme en la hoguera,
hacer de mí lo que ellos quieran,
pero sólo yo sé la verdad,
y la verdad es que sí, yo, yo te he querido, Marilyn.

sábado, 14 de marzo de 2015

como una mancha oscura. Pienso en la sed mortal, en esa sed insaciable que parece tener durante tanto tiempo. Agua agua. Noto como se me seca la garganta, me tira hacia abajo y me resulta imposible tragar o incluso respirar.

Siento que he vuelto atrás en el tiempo y me encuentro arañándome sin querer. El pánico. La sed mortal. Pienso en eso. Parece que se esté muriendo de sed todo el rato, por dios, que alguien le dé agua. Pienso en si debe ser algún efecto de la heroína, la sed la sed. Pienso en mi garganta y en la suya. Pienso en mi cara ardiendo, pienso en la ardiente oscuridad. Y me siento más triste y acompañada.

Siento que me quedo sin voz, que no llego, y otra vez, esa mancha oscura y negra, esa masa que se me pega y que no sale, como infectando todo mi cuerpo, mi cerebro, mis ojos y mi lengua. Y las manos se me van y se me escapan y no consigo controlar nada al final. Nunca.


pero al final simplemente pasa.

ad nauseam

viernes, 13 de marzo de 2015


Que bonita es.