Nuestra única respuesta era seguir igual y a la mierda con todo

lunes, 8 de febrero de 2016

Y al final acabo odiando todo, este sitio, esta gente. Todo el mundo, nadie tiene que ver con nadie y al final acaban conectados. Y yo me limito a mirar, a observar, sin que nadie quiera interactuar conmigo. Y mientras puedo verlo todo, cada pequeña historia, cada drama, cada asquerosa y repugnante casualidad.

Siempre hay algo que acabo haciendo mal. Al final dejo de resultar interesante. Siempre hay alguien detrás mío esperando. Y me da nauseas y ganas de apagar la luz.

miércoles, 3 de febrero de 2016






No consigo decir nada con sentido durante la primera media hora, solo divago sobre un tema o sobre otr. Me pregunta por él, quiere hacer el chequeo de la semana, todo bien, todo en orden, todo sigue siendo igual de asqueroso y depresivo. Le cuento algo y me hace sentir paranoica. Como que todo es un sueño, como que estoy loca, como que no es por mí, nada es por mí. 

Un rato antes cojo el metro y me cruzo con quien debería, debería hablar, debería emborracharme y debería. En cambio agacho la cabeza y sigo adelante, miro al suelo y me digo que está bien así, que yo no soy nadie, que no soy una chica para nadie. que no. no pasará. 

Luego la cosa deriva en otros temas, ella empieza a preguntar, miro como se mira las uñas, como consulta el móvil. Sé que lo que está saliendo de mi boca ahora mismo le está dando completamente igual pero ahora no puedo parar, hablo deprisa y me ahogo y demasiadas ideas quieren salir por mi boca y al final. Lo digo. Haciendo un repaso a lo que ha sido toda mi puñetera vida. He aprendido a estar sola porque siempre he estado sola. Ir al colegio sola, volver sola, llegar a casa y estar sola. Recuerdo estar con Vaina y darle pan mojado en leche mientras veía la tele. Ahora recuerdo que hubo un tiempo que estuve sola hasta que llegó ella. Mudarme con mi hermano a los dieciséis. Estar sola. Vivir sola. Estar sola. Vivir sola. Aprendí a estar sola desde siempre pero no a ser independiente. Soy una niña pequeña que busca atención, atención y aprobación continua. Necesito que alguien me diga que estoy bien, que lo que hago está bien, que lo que pienso está bien, que lo que me gusta está bien. Necesito necesito necesito necesito, soy un bebé de pelo azul y necesito atención. 

Me da la patada y no puedo parar de llorar. Pico el ascensor, salgo de ese edificio y no puedo parar. Odio este tipo de situaciones. 






two versions of the same story. I'm just a body that can't do anything. 

la poca relevancia de todo es lo que al final me asusta. Como algo pasa, y al día siguiente no importa.

no puedo salir a la calle si no miro el suelo.




domingo, 31 de enero de 2016

"Esta vida iba a ser otra y algo salió mal." 

"Sí, hubo un tiempo en el que yo 
habría muerto por amor. 
Hubo un tiempo en el que habría muerto por amor." 



Necesito salir de aquí. 

sábado, 30 de enero de 2016






y ahora lo que viene es una segunda luna de miel, un amor incontrolable, quizás sexo, quizás pensar que todo ha sido una tontería, que todo es amor, de verdad, del que durará toda la vida, que la vida puede ser algo bonito, solo existir juntos.


hasta que vuelva el aburrimiento, el recordar por qué pasó todo, la monotonía, la pereza, la depresión, el agobio, el silencio en la cama, las ganas de desaparecer, la pesadez y la rutina. Otra vez.


y entonces todo volverá a empezar. otra chica, otra cara, otro nombre, otro cuerpo, otros gemidos, otra cama.


viernes, 29 de enero de 2016


Fee Reega tiene un novio y es bobo, es muy bobo.

Y el hombre que fuma heroína no es el hombre que casi conoció a Michi Panero, espera, que sí, que es él. 

(Debería haber nacido en el Norte, sería mucho más feliz ahí)



a veces pienso que la música que escucho es mierda. que no es lo que le gusta a la gente, a la gente inteligente. que mi gusto es una basura. 

luego escucho esto y no entiendo qué le pasa a la gente y por qué no le gusta. de verdad.


jueves, 28 de enero de 2016

Me da miedo la necesidad de mentir en la vida diaria. Continuamente. No descansar, no respirar. Me agota.

Resppiro y me ahogo, me duele el pecho por la pena y por no saber qué hacer. Por querer pedir y pedir y por mi necesidad de descansar.

martes, 26 de enero de 2016

Me duele el corazón. Me duele de verdad, no es un decir. Todo empezó con taquicardias hace semanas. Ahora me duele todo el rato. No sé cuál es la razón. Ansiedad, medicación, alimentación.

Debería hacer algo pero simplemente espero que pare. Que mi corazón pare. Que duela tanto que no sepa qué hacer y ya sea demasiado tarde. Tener una excusa. Algo. Simplemente espero que sea algo.

lunes, 25 de enero de 2016

Y me lo imagino volviendo a empezar. Otra chica, otra cara, otro nombre que al final no importará nada.

Dejar de existir. Guardar luto, vestir de negro, ojeras, medias rotas, botas negras.

Me pregunto cuantas hubieros antes y cuantas habrán después.

La poca relevancia de mi cabeza.

domingo, 24 de enero de 2016

Cojo al bebé en brazos, llora y no sé cómo hacer que pare. En menos de una semana habrán vuelto a casa, a miles de kilómetros y sé que me olvidará, no sabrá quien soy.

La distancia entre todos nosotros. Ser familia por defecto, sentirme extraña en medio de todo. Y ahora el bebé, que no logrará recordarme y probablemente no vuelva a ver hasta dentro de mucho tiempo.

Todo se acaba. Algo tan pequeño, simplemente con verle sonreir me entran ganas de llorar. Mi cuerpo se pudre y yo solo querría formar una familia, la mía, la de verdad, con la que sentirme segura.

Alejada del mundo real sin saber a quién pedir ayuda. El mundo está cambiando, dentro de mil años no habrá ni tíos ni tías, solo gilipollas. Dentro de un tiempo solo habrá gente vieja. Gente vieja que no ha sabido madurar y que le tiene miedo a todo. O simplemente soy yo la que le tiene miedo a todo y no sabe madurar. No sabe ser responsable, guapa y feliz.

Unas ganas de vomitar horribles aparecen después de los nervios. Y pienso que yo solo quería pedir ayuda. Algo, alguien. Pero al final no pasa nada.

Y mientras mi hermano nos cuenta cómo le pidió matrimonio a su mujer, no le preguntó si quería casarse con ella, le preguntó si quería formar una familia juntos. Y me parece palabras que saldrían de mi boca y entonces entiendo que los tres debemos sentirnos igual de abandonados.

sábado, 23 de enero de 2016


'Esta canción habla sobre la ausencia de Dios y el miedo al compromiso'

Esas fueron sus palabras antes de comenzar. Siempre termina con esta canción, y siempre pienso que es porque aún está enamorado de ella, y me parece la canción de amor más bonita del mundo. Tan triste y tan pública. Todo todo todo todo. Se me parte el corazón cada vez más fuerte. 



Dejan los tambores de sonar
y un gong anuncia la retirada,
se discute la capitulación
mientras se aproximan carcajadas.

Obtuve un premio por miedo a padecer
de cinco años de indolencia,
es la semana grande de la crueldad
y en nuestro honor celebran una fiesta.

Yo me limitaba a contemplar
la misma grieta de la pared.
Alguien dijo "habrá que demoler",
no sé cómo no lo vi llegar,
era el día de la gran broma final.

Ha cundido el pánico en Madrid,
salen fotos en la prensa rosa,
en la alfombra roja habla el director,
él sabe cómo se hacen bien las cosas.

Puede que el tiempo te dé la razón
pero no queda tiempo, hoy es el día
en que dos planetas se estrellarán
mientras tú concedes entrevistas.

Y ahora ya me empiezo a preguntar
cuál de estos chistes es el mejor:
el del día en que te hablé de amor
sabiendo que daban temporal
o el del día de la gran broma final.

Como un mar me presenté ante ti
en parte agua y en parte sal.
Lo que no se puede desunir
es lo que nos habrá de separar
en el día de la gran broma final.

Hay quien decía que era
grande y fuerte nuestro amor.
Y lo era igual que las Torres Gemelas,
allá en Nueva York.

Y cuando sabes que algo puede ir mal
y estallará bajo tu nariz,
cuando no es posible ser feliz
y te asustas como un animal
es el día de la gran broma final.

Cuando te griten con rabia
que tu amor entero fue una estafa
y tú protestes y no quede un alma allí para escuchar,
cuando ya no queden ritos,
suene un golpe seco y casi un grito
y luego ya no te molestes,
ya no hay nada que arreglar,
es el día de la gran broma final.

Ya nada será igual
tras el día de la gran broma final.

Hoy hace un año salía de trabajar y todo me parecía bonito. Escuchaba Pj Harvey con This is love.
Hoy hace dos años le pedía salir a un chico que me gustaba mucho y me rechazaba.
Hoy hace cuatro años tenía muy claro que iba a vivir en Londres.
Hoy hace cinco años era domingo y hacíamos el vago en el sofá.
Hoy hace seis años terminaba 'Porno' y me disponía a empezar 'Las vírgenes suicidas'.

El peor defecto de Internet es la memoria.

miércoles, 20 de enero de 2016

Y antes de que arda nuestra piel, prometo hacerte una casa en Valdediós, allí los dos podríamos correr de noche entre ganado y eucaliptos


Me hace pensar unas veces en sangre, y otras veces en ti. Podría vivir y expresarme simplemente con frases de canciones de gente triste y deprimida. Pero esa frase de ahí. los dos. correr de noche.


me siento muy triste y ahora escucho a Pablo Und Destruktion una y otra vez y me gustaría que todo fuera distinto y que todo fuera de verdad.


lunes, 18 de enero de 2016


i wish

algo tan tonto, la rutina, las costumbres, la monotonía, el aburrimiento, 

los planes, el futuro 


la necesidad de sentir que importas, que importa, algo, un poco. pero de verdad. Y simplemente no pasa nada. 


me aterra la necesidad, mi cuerpo, las decisiones. Una lista de cosas, pros y contras, compras, propósitos, futuro. 

Todo sería más fácil si realmente fuera una adicta a la heroína como Mark, y consiguiera dar el palo a mis amigos, a los amiguetes, a esos que ahora no puedo ni ver porque me provocan ansiedad. Podría ser feliz entonces, volver a empezar, un futuro. 


Debería dejar de pensar en las mismas cosas una y otra vez, vivir en un bucle continuo, desperdiciar tiempo y espacio en el cerebro. 

Y lo único que quiero es sentirme normal. 

viernes, 15 de enero de 2016

Tengo ideas, fugazmente van apareciendo en mi cerebro pero no las contemplo, solo llego a dibujarlas y las almaceno. Las almaceno para otro momento, otro momento en el que pueda parar y pensar, o eso es lo que me digo. Dibujo algo y parece que hay algo pero no consigo terminar nada.

Pienso en las ganas que se tiene de enseñar cosas, de aprender, de absorber y de compartir. Me siento ansiosa y asquerosa.
Me repugna pensar en las ganas que tengo de compartir una película con alguien y que sea imposible. Algo tan tonto como eso me provoca un dolor al final de la garganta.

Me provoco una úlcera por pensar idioteces. Me gustaría escribir sobre otras cosas, cosas normales, tontas, banales, poder llegar a hacerlo de verdad.

domingo, 10 de enero de 2016