Nuestra única respuesta era seguir igual y a la mierda con todo

martes, 28 de octubre de 2014






'Y tengo mi tristeza siempre ahí, escondida poniéndose guapa.'


No me la puedo quitar de la cabeza, se repite como un puto mantra y a veces si lo repito estoy contenta y tranquila y otras pues estoy muy triste y sola. No sé si será por que es de noche o que pero ahora solo se me repite de la segunda manera.


Es un dolor en el pecho y en los ojos, en la cabeza y en la boca.

Resulto demasiado evidente cuando estoy triste y busco atención y no quiero ser así pero solo quiero que me paren y que me digan algo, algo que me haga reaccionar o salir de este agujerito. Y tengo la sensación de que ya sabe leerme y eso me pone más triste aún porque ya no hay vuelta atrás. Odio comportarme así.


Sigo teniendo quince años. Vuelvo a tener quince años, pero son veinticinco los que voy a cumplir. Y me he vuelto a enamorar de manera platónica, como me pasó cuando tenía dieciséis y entre en aquella discoteca. Es un bucle, las cosas se repiten de manera estrepitosa.


No debería estar diciendo esto en voz alta, si tuviera realmente quince estaría escribiendo esta basura en un diario o en una libreta o en algo escondido al final de la estantería. Odio ser tan pública a veces. No puedo ser dulce cuando quiero ser indiferente. Normal, quiero ser normal, quiero que todo sea normal, normal normal, corriente, algo algo algo algo, algo así.



Si diez años antes alguien me hubiera dicho que todo seguiría igual no sé si hubiera continuado. 

lunes, 27 de octubre de 2014

Acabo de recordar a los tantos conejos que veía colgados en esa cocina, siempre me sentí una extraña en esa casa, incómoda, como una invitada más que parte de la familia. Cada año iba algunos días a veranear con mi prima, nunca nos duchábamos, íbamos de piscina en piscina y nos daba igual, pintábamos piedras y hacíamos excursiones en bici, recuerdo que fue allí donde mi prima me enseñó a ir, en una verde y muy vieja, una que nadie quería.

Recuerdo ver cada semana algún conejo despellejado colgado de un gancho en la cocina, resulta extraño que con mi devoción a lo morboso y asqueroso aquella visión me repugnara tanto. Mi prima con una pata de conejo peluda poniéndomela en la cara, diciendo que daba buena suerte, mientras yo gritaba que parara. Odiaba eso, el conejo muerto colgando en la cocina, la pata de la buena suerte, el olor a las gallinas y el suelo de la piscina.

Y relaciono a ese conejo muerto con el que tiene Carol en la nevera, sazonado y abandonado, pudriéndose al igual que ella y su cabeza.

Dicen que es una metáfora de ella, de su entrepierna.


martes, 21 de octubre de 2014



y es el ego el que siempre me acompaña.

y yo sigo sin entender nada, y en unos días se concentra todo.

Mujeres con etiquetas, etiquetas en la frente. Grandes y vistosas. En la mia pondría algo así como 'intensa' y 'decepcionante'. 'Fresca' y 'barata'.

No sé.

Últimamente rondan por mi vida demasiados hombres que están aburridos de sus vidas, sus vidas en pareja. Solo atraigo a hombres casados y cansados. Soy la mujer con la que quieres besarte pero no soy la que sirve para abrazarte demasiado.



Y por cosas como estas odio tanto a los hombres. Es como una cruz, todo el mundo lleva algo, un peso que sin querer se va repitiendo una y otra vez, o algo así, no sé, como algo que siempre, eso, un bucle. El mío es ese, el de ser de todo el mundo pero de nadie en concreto. El de aguantar a todo el mundo besándose a mi alrededor mientras todo está oscuro e ignorar el hecho de que el que se supone que tendría que estar besándome a mi, pues pues no, no no, besaba a su novia claro.

Y pasó hace mucho tiempo y creo que desde ese día me di cuenta del asco que me provocaban los hombres. Pero es que se me quedó grabada esa sensación. Ese, se me ha roto el corazón pero no de tristeza (que también) sino de pura rabia.








y la he vuelto a ver y me parece una obra de arte.

Suspiro muy dentro y me cuesta y me duele y algo que me da calor que no es lo que debería ser.

Pienso mucho últimamente, pienso demasiado y la cabeza me arde hasta no poder más, algo se funde dentro y es imposible despegarlo, necesito quitarlo pero es como un chicle asqueroso que se ha fundido con el calor y se ha quedado pegado, como un veneno repugnante.

En realidad pienso en una cosa, en solo una, una peca, una peca en la punta de la nariz.


Pero ya no le doy importancia, no la tiene, solo es un puntito pequeñito, como una mota en el ojo que hace que veas todo borroso.

En realidad todo esto es pura mierda y solo escribo por el hecho de dejar mis dedos al aire libre y descansar y relajarse.

'Largo ya de aquí, que queréis de mi'


En eso pienso una y otra vez.


Era de noche y había gente en la calle pero no estaba demasiado iluminada, creo, o sí, la cosa es que se veía bien pero era como tranquilo y descansado y aunque había gente pues pasaba, nos cruzábamos. Yo iba, él volvía, o al revés, qué sé yo. Nos cruzábamos y yo me quedaba helada y quieta mientras el resto seguía caminando. Y me quedaba quieta mirando a la nada mientras él seguía y se metía detrás de unas columnas, yo me giraba y me quedaba igual de quieta, sin decir nada, muda. En mi cabeza se repetía 'si se gira es que le gusto, si se gira es que le gusto'. Habían unas escaleras mecánicas detrás de las columnas y antes de poner un pie en ellas se giró, se giró y se quedó igual de quieto, mirándome, los dos nos quedábamos fríos mirándonos. Y ahora en mi cabeza solo se oía una vocecita que decía 'Sabes que no es verdad. Para'

Y no sé cómo me desperté y llegaba tarde a clase.


domingo, 5 de octubre de 2014

Y un hombre me ha reconocido, el único que me ha dirigido la palabra, uno, alguien.
Tu venías aquí cuando eras una adolescente no? Cuando eras rubia. Yo no llevaba barba pero me acuerdo de ti.

Me ha pillado y me ha dejado en blanco, solo sabía decir que sí, que era yo, que venía aquí, con dieciséis años, que era yo, esa rubia al lado de la cabina, la que bailaba.

Que era bonito que siguiera viniendo, que había cambiado.

Sí, ha pasado mucho desde entonces, y era el alcohol, la euforia pero mientras bailaba ya rato después, algunas lagrimillas de emoción, de ganas de seguir bailando, de nostalgia, de amor, se han escapado.

Y no hay sitio, no hay sitio en el que me sienta mejor que en ese antro asqueroso y pequeño.
Todo. Y es la música y todo lo que he conocido ahí la que me hace ser así. Y me da pena y me siento acompañada.

Y tantas cosas y tantas canciones han pasado.




La felicidad hecha lugar, espacio, tiempo, ritmo y sudor.

sábado, 4 de octubre de 2014

'Justificas tu existencia con la química. Estoy triste, para que mentir'

Y esta frase y esta canción, Reloj sin manecillas, me parece triste pero tan bonita y tan tierna.

'y ahora el único silencio es aquel que me procuran ciertas drogas. Tengo miedo, para que mentir'

Cuanta ternura con unas pocas notas. Nachín, que dulce.

viernes, 3 de octubre de 2014

Y después de leerme 'Cajas de música difíciles de parar o el desencanto de Nacho Vegas' he de decir que aun hace que me enamore más de él, su figura, su personaje, su no personaje, las drogas, el indie en España en los 90 y todas esas mierdas.

Bisexual y fanático de los Smiths, un chico normal, solo un poco tímido de más y con una imaginación perfecta. Ahora escucho todas sus canciones y se ven distintas, más importantes, más vitales, y ahora comprendo cosas que antes no y su música me parece demasiado y me da pena quien no puede amarla.

lunes, 29 de septiembre de 2014










'Mientras yo pensaba que no habría nadie para mi nunca
él existía'

Y me parece algo tan bonito que no es un sueño, sino que fue real, para ellos fue real.


Y mientras yo me siento como una espectadora, esperando, paciente, impaciente, de hecho, aburrida y triste, pero aquí. Intentando dejar de soñar despierta.




Y desde la otra habitación y arrimado contra la pared Te escuchaba cuestionar hasta el mismo amor y yo pensé en voz alta Pero qué mal (nacho, has vuelto a hacerlo mal) muy mal (lo hiciste mal) Era un juego y ahora es real Pero qué mal (nacho, has vuelto a hacerlo mal), fatal (lo hiciste mal) Era un sueño y ahora es real 

Nacho Vegas - Dry Martini S.A

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Y viendo películas de amores imposibles, comida para llevar, un gato minúsculo en mi regazo, otro a mis pies, helados bien frios y una manta para taparnos a las dos.

Es una felicidad extraña, ligeramente amarga pero muy tierna,

A oscuras, escuchando música, las dos con el corazón roto pero juntas, en el aquí y ahora.





A veces me gustaría poder desconectar algunas zonas de mi cerebro.
Hacer que cada vez que escucho una canción no sea una experiencia tan vital y reveladora. Me gustaría poder descansar, descansar y dejar de pensar en mi y en los demás, me gustaría poder escuchar canciones que no transmitieran nada simplemente con su notas o su voz o su letra o su ritmo o su época.

Me gustaría poder dejar de pensar así por unas horas, querer dejar de gritarle a todo el mundo lo que pasa por mi cerebro. Y pensé que sería distinto, pero no. Todo sigue igual. Y al final son las mismas canciones las que siguen rondando por mi cabeza haciéndome sentir especial.


Algún día. Sueño con algún día en el que todo para, todo deja de existir y dejo de pensar en tonterías.

domingo, 21 de septiembre de 2014


Before Sunrise (1994)
Before Sunset (2004)
Before Midnight (2013)


hacía tiempo que al escuchar una canción no me ponía tan de buen humor.

domingo, 31 de agosto de 2014

Hoy he vuelto a pasar por el edificio en el que vivía cuando era pequeña. Yo solo viví la primera etapa de la vida, la infancia, pero mis hermanos, mi padre, mi abuela, habían pasado etapas muchísimo más largas ahí dentro, sus vidas enteras.

Es extraño porque veo ese anexo que le ha salido, ese apéndice de dos pisos que tiene y me parece una aberración, ahora duermen muchos desconocidos ahí.

(mientras suena Just like honey y luego Hyper Chondriac Music y tengo la revelación de que nadie podrá entender como funciona mi cerebro a través de la música, creo que no, y no es por la sensación única y especial, es por la tristeza que provoca saberlo)

La cosa es que cada tiempo vuelvo a pasearme por ahí, da igual lo que haya pasado que siempre volveré a pie desde ese punto, un punto de partida bastante lógico, hasta el centro, y aunque fueran las siete de la mañana, como hoy, poco a poco camindo, cruzo los barrios y a cada calle que paso, recuerdos y etapas más recientes vienen a la cabeza. El camino, las calles, las tiendas que ya no están, los recuerdos de la infancia, todo.

Desde muy pequeña mis padres me dejaron sola, ir sola al colegio, cruzar una calle ancha y llegar hasta la meta.
Lo pienso ahora y me parece curioso. A los seis años me dejabas cruzar una calle sola y a los quince ya me dejaste sola.
Y a los veinticinco he vuelto al punto de partida y ahora se supone que ya no hay margen, he de cruzar sola. No hay excusas, solo hechos que ahora no me sirven de mucho.

Todo esto venía al camino de vuelta a casa, una casa que no es la mía, soy una invitada en una casa en la que no sé dónde mirar.

Durante el recorrido pasamos siempre al lado de una piscina gigante, miro dentro y es un espejo perfecto en el que se refleja todo.

Y pienso en ese espejo gigante, en agua cayendo y en dos mitades que no encajan.

Your confusion, my ilusion

sábado, 16 de agosto de 2014




El otro día vi Control al fin. Me gustó mucho, Anton Corbijn me enamoró y me recordó a Hedi Slimane, quizás por el blanco y negro, quizás porque cada fotograma de la película me parecía una fotografía perfecta. 

Y ojalá algún día pudiera hacer algo así. 
Y no pensaba que Ian Curtis fuera tan joven, se hubiera casado, hubiera tenido una amante y hubiera tenido una hija, y decidiera suicidarse a los 23 años.

Yo este año cumplo 25 años y aun no he conseguido nada. 



Fantástica película en la que Atmosphere, Love will tear us apart y She's lost control me partieron el corazón.

Y me entraron ganas de comprarme un abrigo negro hasta las rodillas y pintarme con letras grandes y blancas lo mismo que Ian.