Nuestra única respuesta era seguir igual y a la mierda con todo

viernes, 19 de diciembre de 2014


¿Tengo pinta de empezar a hablar y perder el control y mirarte mal, taparte la boca, rasgarte la ropa,guardar tu cadáver en el desván, coleccionarte, saborearte, hacerme un traje con algunas partes?

¿Tengo yo pinta de tarao?




Ahora escucho mucho pop español y cosas así. He dejado a Nacho Vegas abandonado, estábamos llegando a un nivel de intimidad demasiado extrema y ahora me da vergüenza escucharlo y necesito pop y cosas vacías para no pensar ni ponerme triste.

Los días pasan cada vez más raros y complicados. Mi cuerpo cada vez está más tenso y agarrotado por el frío y el miedo. 

Momentos relacionados a algunas canciones, momentos y caras, y voces y segundos en los que sonrío. 

martes, 16 de diciembre de 2014

Se me ha llenado el cuerpo de terror. Hace un año, insomnio, recuerdo no poder dormir, las horas pasando y los ojos y el cerebro despiertos de tal manera que no podía descansar, no podía dormir, no podía dejar de existir y me preocupaba y me aterraba.

Durante unos segundos he tenido ese recuerdo en la punta del cerebro y me ha dado miedo. Me ha dado miedo volver a pasar por eso, y solo espero dormir bien y profundamente esta noche porque no quiero estar excesivamente triste.


Pienso en muchas cosas, pienso en mucha gente, siento una tristeza en el pecho pero aun me deja dormir.

domingo, 14 de diciembre de 2014

"Hacía mucho tiempo que, con mis propias manos, no apretaba a alguien para romperle los huesos y prometer algo que jamás cumpliré. Ocurre que se me da muy bien despedazar en trozos muy pequeños a una persona, pero no sostenerla entre mis brazos."


no es mío, es muy bonito, muy tierno y muy triste.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mientras escuchábamos música pop y nos reíamos de la gente estúpida. Dos gatos se acurrucaban a nuestros pies y pasábamos mucho mucho calor y frío a la vez. Una tristeza y una felicidad acompañada. Los hombres. Los hombres malos. Huele a naranja y a suavizante el ambiente. Dulce y amargo, como nosotras, terriblemente dulces y solas. Entretanto hombres con voces preciosas nos susurran sobre amores rotos y momentos olvidados y nosotras, tontas, confiamos en que todo eso es real y posible.

martes, 9 de diciembre de 2014








No sabía si era un juego o qué. Parecía que iba a ser demasiado intenso, demasiado complicado, aunque al final, era así como funcionaba su cerebro, por qué no iba a hacerlo el resto del cuerpo y por extensión, el resto de su vida.

No sabía si era un juego o qué. Solo sabía como iba a terminar todo. Todos los defectos, los errores, las dudas y las discusiones. Todo.

Puro miedo.

Puro miedo y placer. Resultaba todo tan raro pero tan conocido a la vez.


Le faltaban las palabras aun teniéndolas todas al alcance. Todo Todo Todo Todo.




y no sé aún si todo esto es una broma o qué. 

sábado, 6 de diciembre de 2014

Y acabo de caer en que él es psicólogo y entonces me acuerdo de Magical Girl y me rio y por favor espero no acabar apretando mi frente contra un espejo.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Y no sé si es aburrimiento o una tristeza incipiente pero noto como va pesando todo y creo que en segundos puedo cambiar de parecer.

Me duelen las uñas y los dedos de los pies. Y los músculos de mi cara dejan que la gravedad les guie y se hunden y se marchan y mi boca se tuerce. Los ojos se me agotan y parpadean lentamente. Es cansancio. Creo. No. Es tristeza. El pecho cada vez me pesa más.

Me gustaría poder escribir otras cosas.

miércoles, 3 de diciembre de 2014


está siendo divertido.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Me duele el interior de los muslos y todo me resulta demasiado extraño. Intento ser egoísta y limitarme en pensar en mi, solo en mi.

Ojalá escribiera más, al final creo que es lo único que sé hacer bien, o donde me siento más a gusto, pero no es especial.

Escucho mucha música y eso me hace muy feliz. Quizás no escucho demasiada y solo lo mismo una y otra vez pero es cuando me siento más acompañada, cuando escucho sus voces retumbar entre el espacio que hay entre mis oídos.

'Ahora sé que lo único inagotable es esta insoportable pena'

Quizás el hecho de dormir pocas horas al día me haga sentir más cerca de mi padre. Y pienso cuando hace un año me medicaba por la tristeza tan grande que tenía en el pecho y por las ganas de morir que tenía.
Y aún hay días donde esta pena vuelve y me inhunda y me hipnotiza.

'Quisiera y no quisiera son dos cosas diferentes. Quisiera que me quisieras y yo no quisiera quererte.'

Y son los olores los que me trastocan y me ponen triste y odio tener tantas ideas en la cabeza y sentir que está vacía.

Es la tristeza y la angustia, el vivir en un bucle infinito. Una peca en la punta de la nariz y una pena horrible en el corazón. Pero hablo de mi, me limito a hablar de mi.

'si dices 'dame tu corazón', me lo arranco y te lo doy, pero yo digo amor quédate y tu me respondes mevoymevoymevoymevoymevoymevoy'

Recuerdo la primera vez que hice el ridículo por una canción y por un chico.

Tenía diez años y mi hermano me había enseñado un disco de Manu Chao, el Clandestino, yo no escuchaba otra cosa y descubrí que el chico que me gustaba también tenía hermanos, cultivaban hierba y escuchaba Manu Chao por inercia.

Un día la profesora de dibujo nos dejó traer música y nadie trajo nada, solo yo. Un cassette con canciones de Manu Chao que no aparecían en el disco, lo había llevado para él, para que viera que me gustaba mucho, él y Manu.

La cosa es que todos acabaron riéndose cuando empezó a sonar y me sentí humillada u triste al ver que él también se reía.

Creo que ahí empecé a odiar a la gente. No tenían ni idea ni de música ni de nada.

No entiendo por qué siempre acabo atándolo todo tanto. La música y ls chicos. Acaba siendo enfermizo

sábado, 29 de noviembre de 2014

Recuerdo la primera vez que hice el ridículo por una canción y por un chico.

Tenía diez años y mi hermano me había enseñado un disco de Manu Chao, el Clandestino, yo no escuchaba otra cosa y descubrí que el chico que me gustaba también tenía hermanos, cultivaban hierba y escuchaba Manu Chao por inercia.

Un día la profesora de dibujo nos dejó traer música y nadie trajo nada, solo yo. Un cassette con canciones de Manu Chao que no aparecían en el disco, lo había llevado para él, para que viera que me gustaba mucho, él y Manu.

La cosa es que todos acabaron riéndose cuando empezó a sonar y me sentí humillada u triste al ver que él también se reía.

Creo que ahí empecé a odiar a la gente. No tenían ni idea ni de música ni de nada.

No entiendo por qué siempre acabo atándolo todo tanto. La música y ls chicos. Acaba siendo enfermizo

viernes, 28 de noviembre de 2014


Vuelvo a tener quince años y hoy ha sido un día horrible.
Es gracioso cuando crees que has olvidado algo, que ya lo has superado, que ya está, que no tiene nada que ver conmigo. De hecho recuerdo ir sonriendo esta mañana por la calle. Recuerdo sonreír mucho hasta llegar a la puerta del colegio. Hasta que me he sentado y he abierto la boca.



Tengo el síndrome premenstrual y solo quiero escuchar Muse y me da pena la gente que no comprende lo que puede pasar por mi cabeza cuando los escucho. Me pasa un poco como con Nacho Vegas, que nadie lo comprende, nadie lo entiende. Y después de tantos años sigue siendo así.


'Tengo el corazón muy roto, vosotros os reís pero es verdad'

Mientras todos se reían yo les miraba y yo asentía diciendo sí sí es verdad, que acabo de escuchar como se rompía.


Solo espero que esta sensación tan desagradable desaparezca pronto, rápido y sin dolor.

jueves, 27 de noviembre de 2014


Esta noche vuelvo a percibir su olor,
hoy el cielo oscurece para mí
y allí crece perfecta.
La puedes ver brillar
a la luz de las estrellas en su jardín,
en el jardín de la duermevela.

Ella se convierte en una obsesión,
cada nervio se estremece en erección
al sentir su dulce aliento en mi garganta
y su cálida voz susurrar muy dentro de mí:
"Ven, fóllame,
ven a mí, soy la duermevela,
Ven al jardín donde el alma sueña"

¿No lo veis? Me ofrece su bendición
y su amor de muerte.
¿No comprendéis que yo ya no soy yo
cuando ella entra en mi sangre y me pone a morir?
Buscadme allí,
en el jardín de la duermevela.

El hombre gordo nos contaba
cómo él salió de la miseria,
pero un mal día lo encontraron
electrocutado en su bañera de oro y marfil.
Unos creen en la guerra,
otros en el paraíso.
Yo, por mi parte, sólo creo en ella.
Buscadme allí,
en el jardín de la duermevela,
en el jardín de la flor perfecta.

¿No lo veis? Me ofrece su bendición
y su amor de muerte.
¿No comprendéis que yo ya no soy yo
cuando ella entra en mi sangre y me pone a morir?
Buscadme allí,
en el jardín de la duermevela.

En el jardin de la duermevela
(en el jardín donde el alma sueña),
en el jardín de la flor perfecta
(en el jardín donde el cuerpo enferma),
en el jardín de la duermevela.




Y es todo el disco, heroína heroína, nunca me resultó tan romántica y triste. Ni Christiane F. ni Renton ni Spud, ni siquiera Lesley Arfin. Lo suyo era/es de verdad, profundo e intenso, una historia de amor de verdad.

Una canción preciosa.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Siempre acaba pasándome lo mismo.
Hay noches en las que duermo tres o cuatro horas y al día siguiente todo es demasiado claro, demasiado cierto.
El maquillaje me dura treinta segundos en la piel, y cuando por fin el día ha terminado me derrumbo. Todas las verdades, todos mis miedos, todas mis pesadillas salen a la luz.

Escucho a Nacho Vegas y Christina Rosenvinge, creo que llevo siete años escuchando la misma canción pero no sé por qué estos días me duele más de lo normal y la voz de Nacho Vegas suena más clara que nunca, sus palabras, todo. Me he perdido, creo realmente que lo he hecho. Ha pasado. Está pasando.

Me encuentro realizando experimentos sociológicos por todas partes.

lunes, 17 de noviembre de 2014


my pussy


No paré de escucharla en todo el domingo, era un continuo, todo el rato, sonaba y sonaba y no me cansaba y cuanto más la escuchaba más acompañada me sentía.


When i'm lonely i press play


Sí sí que lo hago, if you're lonely press play

fantaseo demasiado y poco a poco todo se va despedazando, no me imaginaba que la vida pudiera llegar a ser así de repetitiva, la vida en general no, la mía, mía mía, la mía digo.